13 de diciembre de 2010

El Barça con burca

Hasta ahora, la única publicidad que llevaba el equipo en su camiseta era la de Unicef, un acuerdo sin ánimo de lucro que consiguió el anterior presidente, es más, contempla que el club catalán done un millón y medio de euros al año al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.

Si Joan Laporta (el anterior presidente del club) consiguió esto para el Barça y fue por ello aplaudido por toda la sciedad catalana, el nuevo presidente, Sandro Rosell, que ganó las elecciones hace poco se está a punto de vender a Qatar Foundation por más de 100 millones de euros.
Qatar Foundation. La organización, dependiente del gobierno qatarí —fue creada por el emir y está presidida actualmente por su esposa— y está dedicada a la promoción de la educación, la cultura y el deporte del emirato.
El acuerdo con la monarquía absoluta de Qatar parece contradictorio con el hecho de apoyar a Unicef, en tanto en cuanto el reino de Qatar es un país no democrático que, por influencia de la religión, no trata con igualdad a hombres y mujeres —de hecho, dentro del matrimonio la violencia machista lejos de estar penalizada se entiende como algo normal—.
¿Que está pasando? Creo que como ciudadanos/as de una democracia no podemos tolerar que una entidad representativo de nuestra sociedad como es el Barça se deje patrocinar por un gobierno antidemocrático que menosprecia a la mujer.
¡Ahí queda!

No hay comentarios:

Publicar un comentario